Pago de impuestos

El informe Doing Business registra los impuestos que una empresa de tamaño medio debe pagar en un determinado año, y también mide la carga administrativa asociada con el pago de impuestos y contribuciones. El proyecto se ha desarrollado y llevado a cabo en cooperación con PricewaterhouseCoopers- (PwC). Entre los impuestos y las contribuciones que se analizan se incluye el impuesto sobre las ganancias o el impuesto sobre los ingresos de las empresas, las contribuciones a la seguridad social e impuestos laborales correspondientes al empleador, los impuestos sobre la propiedad, sobre la transmisión de la propiedad, sobre los dividendos, sobre las ganancias de capital y sobre las transacciones financieras, así como los impuestos de recolección de residuos, de vehículos y de circulación, y otros impuestos o tasas de menor cuantía.

La clasificación en facilidad de pago de impuestos es el promedio simple de las clasificaciones percentiles de los indicadores que la componen, aplicando un umbral sobre el indicador de tasa de impuestos total (figura A.1).Dicho umbral se calcula como la tasa de impuestos total más alta de entre el 15% de las economías mejor clasificadas en función de su tasa de impuestos total. El umbral de este año ha sido fijado en 25,7%, y será calculado y ajustado anualmente. El umbral no se basa en ninguna teoría económica sobre una “tasa impositiva óptima” que minimice distorsiones o maximice la eficiencia del sistema fiscal de una economía en su conjunto. En cambio, el umbral es esencialmente empírico por naturaleza y se encuentra fijado en la parte inferior de la distribución de los tipos impositivos aplicados a pequeñas y medianas empresas del sector manufacturero, tal y como se observa en los indicadores de pago de impuestos. Esto reduce el sesgo de los indicadores, que beneficiarían a las economías que no necesitan recaudar grandes cantidades de impuestos de empresas como la del caso de estudio estandarizado que mide Doing Business, debido a que obtienen los ingresos públicos de otras maneras-por ejemplo, a través de cargas impositivas sobre empresas extranjeras, impuestos en sectores más allá del sector manufacturero o gracias a recursos naturales (todos ellos factores que no mide el indicador debido a cuestiones metodológicas).

Doing Business analiza todos los impuestos y contribuciones exigidos por el gobierno a cualquier nivel (federal, estatal o municipal) que se aplican a una empresa estándar y que tienen una repercusión en sus estados de cuenta. Por este motivo, Doing Business va más allá del concepto tradicional de impuesto. Bajo el concepto de las cuentas nacionales del estado se suelen incluir solamente los pagos obligatorios y sin contrapartida al gobierno central. Doing Business se separa de esta acepción porque analiza todos los tributos que afecten las cuentas societarias, no sólo los que influyan en las cuentas nacionales. Una de las principales diferencias se da en el caso de las cuotas laborales. Doing Business estudia las contribuciones que, por mandato del gobierno, debe pagar el empleador a un fondo compensatorio privado de pensiones o a un seguro para los trabajadores. El indicador incluye, por ejemplo, la prestación obligatoria de jubilación y el seguro compensatorio de los trabajadores de Australia. Para el cálculo de la tasa de impuesto total (definida a continuación), sólo se incluyen los impuestos devengados. Por ejemplo, generalmente se excluyen los impuestos sobre el valor agregado (suponiendo que no puedan ser reembolsados) porque no tienen un impacto en los estados contables referidos a los ingresos de una empresa, es decir, no se plasma en su declaración de ingresos. Sin embargo, sí se tienen en cuenta por contribuir a la carga administrativa (en forma de tiempo y pagos) que supone el cumplimiento con el régimen fiscal, de ahí que se tengan en cuenta en el análisis de las medidas exigidas para el cumplimiento.

Doing Business emplea un caso de estudio para medir los impuestos y contribuciones que paga una empresa estándar y la complejidad del régimen fiscal de una economía. Para este caso se utiliza una serie de suposiciones sobre la situación financiera y sobre las transacciones que se han hecho a lo largo del ejercicio. Expertos fiscales y tributarios de cada economía, procedentes de diferentes empresas (en muchas economías se incluye PwC) calculan los impuestos y contribuciones debidos en su jurisdicción sobre la base de los hechos del caso de estudio. También se recopila información acerca de la frecuencia de presentación de las declaraciones tributarias y los pagos, así como el tiempo necesario para cumplir con leyes tributarias en una economía. Para poder comparar los datos entre las diferentes economías, se emplean varias presunciones sobre la empresa, así como sobre los impuestos y las contribuciones aplicables.

La metodología de los indicadores que componen la clasificación de pago de impuestos se ha beneficiado del debate con miembros del International Tax Dialogue y otros actores. Esto ha permitido el refinamiento de las preguntas de la encuesta relativas al indicador del tiempo para pagar impuestos, así como a la recopilación de datos para investigaciones posteriores acerca de las cargas fiscales de índole laboral sobre empleador y trabajador, y la introducción del umbral en la clasificación de facilidad de pago de impuestos.

Suposiciones acerca de la empresa

La empresa:

  • Es una sociedad de responsabilidad limitada, sujeta a impuestos. Si hay más de un tipo de sociedad de responsabilidad limitada en la economía, se elige la forma de responsabilidad limitada más común entre las empresas de la economía. La información acerca de cuál es la forma más común se obtiene de abogados expertos en constitución de sociedades o de la oficina de estadística.
  • Comenzó su actividad el 1 de enero de 2011. En ese momento la empresa adquirió todos los activos que aparecen en su balance y contrató a todos sus trabajadores.
  • Opera en la mayor ciudad comercial de la economía.
  • Es 100% de propiedad nacional y tiene cinco propietarios, todos ellos personas naturales.
  • A finales de 2011 tiene un capital inicial de 102 veces el ingreso per cápita.
  • Realiza actividades industriales o comerciales generales. En concreto, produce macetas de cerámica y las vende al por menor. No participa en el comercio exterior (no importa ni exporta) ni comercia con productos sujetos a un régimen tributario especial, por ejemplo, licor o tabaco.
  • A principios de 2012 posee dos terrenos, un edificio, maquinaria, equipo de oficina, ordenadores y un camión. Además, alquila un camión.
  • No reúne los requisitos para recibir incentivos a la inversión o cualquier beneficio especial excepto aquéllos relacionados con la antigüedad o el tamaño de la empresa.
  • Tiene 60 empleados: cuatro gerentes, ocho auxiliares y 48 obreros. Todos tienen la nacionalidad de la economía, y uno de los gerentes es también propietario de la empresa. La empresa paga el seguro médico de los empleados (no obligatorio por ley) como un beneficio adicional. Además, en algunas economías los gastos reembolsables de transporte por negocios y los gastos de representación se consideran beneficios adicionales. Si tal es el caso, se considera que la empresa se hace cargo del impuesto que grava dichos beneficios o que se convierte en un ingreso tributable para el empleado. El caso de estudio no toma en consideración abonos salariales adicionales por dietas, transporte, formación u otros. Por tanto, incluso aunque dichos beneficios sean frecuentes, no se añaden o se suprimen del importe de salario bruto sujeto a impuestos para hallar el cómputo de tributos o contribuciones laborales que resultan aplicables.
  • Tiene una facturación equivalente a 1.050 veces el ingreso per cápita.
  • Incurre en pérdidas en el primer año de actividad.
  • Tiene un margen de utilidad (antes de impuestos) del 20%, es decir, el precio de venta es el 120% del costo de los bienes vendidos.
  • Distribuye un 50% de sus utilidades como dividendos a los socios al final de su segundo año.
  • Vende uno de sus lotes de terreno con ganancias al principio del segundo año.
  • Tiene gastos anuales de combustible para los camiones que equivalen al doble del ingreso per cápita.
  • Está sujeta a una serie de suposiciones detalladas acerca de los gastos y transacciones para que el caso sea estándar. Todas las variables de los estados financieros son proporcionales al ingreso per cápita de 2005. Por ejemplo, el socio que es también gerente gasta un 10% del ingreso per cápita en viajes para la empresa (un 20% de dichos gastos son estrictamente privados, el 20% para gastos de representación y el 60% para viajes de negocios).

Suposiciones acerca de los impuestos y contribuciones

  • Se registran todos los impuestos y contribuciones pagados durante el segundo año de operaciones (ejercicio 2012). Se considera que un impuesto o contribución es distinto si tiene un nombre diferente o si lo recauda un organismo diferente. Los impuestos y contribuciones referidos a un mismo concepto y organismo, pero recaudados a un tipo impositivo diferente dependiendo del tipo de sociedad, se consideran el mismo impuesto o contribución.
  • El número de veces que la compañía paga impuestos y contribuciones en un año se refiere al número de los diferentes impuestos y contribuciones multiplicado por su frecuencia anual de pago o retención. La frecuencia de pago incluye los pagos o retenciones anticipados, así como los pagos o retenciones regulares.

Pago de impuestos

El indicador de pago de impuestos mide el número total de impuestos y contribuciones pagados, el método de pago, la frecuencia de pago, la frecuencia de presentación de declaraciones y el número de organismos intervinientes en este caso estandarizado durante el segundo año de actividad de la sociedad Incluye pagos que la empresa ha retenido por impuestos al consumo, como los impuestos sobre las ventas, impuestos sobre el valor agregado e impuestos laborales con cargo a los empleados. Estos impuestos son retenidos tradicionalmente a costo del consumidor, en nombre de las agencias tributarias. Aunque no afectan los estados financieros de la empresa, se suman a la carga administrativa que supone el cumplimiento con el régimen fiscal, de ahí que se tengan en cuenta en el análisis de los pagos de impuestos.

El número de pagos tiene en cuenta las declaraciones electrónicas. En aquellas economías donde se permiten las declaraciones electrónicas completas y esta modalidad de pago se emplea por la mayoría de las empresas de tamaño medio, el pago se considera que se realiza una sola vez al año, aunque haya habido más pagos y declaraciones. En cuanto a los impuestos realizados a través de terceras partes, como por ejemplo los impuestos sobre los intereses que cobran las instituciones financieras o el impuesto sobre el carburante que cobra la empresa suministradora de carburante, se considera que existe un único pago aunque se realicen con mayor frecuencia.

Cuando dos o más impuestos se declaren y paguen de manera conjunta utilizando un mismo formulario, cada uno de estos pagos conjuntos se contabiliza como un solo pago. Por ejemplo, si los aportes obligatorios a seguros sanitarios y de pensiones se diligencian y pagan de manera conjunta, sólo se contaría uno de ellos.

Tiempo

El tiempo se registra en horas por año. Este indicador mide el tiempo que se requiere para preparar, presentar y pagar tres tipos principales de impuestos y contribuciones: el impuesto sobre los ingresos de las empresas, el impuesto sobre el valor agregado o impuesto sobre las ventas, y los impuestos laborales, incluyendo los impuestos de las nóminas y las cuotas a la seguridad social. El tiempo de preparación incluye el tiempo para recopilar toda la información necesaria para calcular el tipo impositivo y el importe que hay que pagar. Si se deben mantener diferentes libros de contabilidad con fines tributarios, o bien realizar cálculos separados, se incluye el tiempo asociado a estos procesos, siempre que el trabajo contable habitual no sea suficiente para cumplir los requisitos de cómputo de impuestos. El tiempo de presentación incluye el tiempo para completar todos los formularios de declaración de impuestos y presentarlos ante las autoridades tributarias. El tiempo de pago recopila las horas necesarias para efectuar el pago en línea o en la agencia tributaria. Cuando los impuestos y contribuciones se pagan en persona, el tiempo incluye las demoras por la espera.

Tasa de impuesto total

La tasa de impuesto total mide la totalidad de impuestos y contribuciones obligatorias que debe abonar una empresa durante su segundo año de actividad, expresada como una porción de los beneficios comerciales. El informe Doing Business 2014 informa de la tasa de impuesto total del ejercicio 2012. La cantidad total de impuestos es la suma de todos los diferentes impuestos y contribuciones que se han de pagar después de contabilizar las deducciones y exenciones aplicables. Se excluyen los impuestos retenidos (como el impuesto sobre los ingresos de las personas) o los que retienen las empresas y luego son remitidos a la agencia tributaria (como el impuesto sobre las ventas, sobre bienes y servicios o sobre el valor agregado). Los impuestos incluidos pueden dividirse en cinco categorías: impuesto sobre los beneficios o ganancias de las empresas, cuotas a la seguridad social y otros impuestos laborales pagados por el empleador (incluidas todas las contribuciones obligatorias, aunque deban ingresarse a una entidad privada, como un fondo de pensiones), impuestos sobre las propiedades, impuestos sobre la facturación y otros impuestos menores (como tasas municipales e impuestos de circulación). Los impuestos sobre los carburantes ya no son incluidos en la tasa del impuesto total debido a la dificultad para calcularlos de manera consistente para todas las economías cubiertas por el reporte. En la mayoría de los casos el impuesto sobre los carburantes es muy reducido y medir una cantidad así de pequeña es complicado ya que depende del nivel de consumo de carburante. No obstante, los impuestos sobre carburantes siguen siendo contados en el número de pagos.

La tasa de impuesto total está diseñada para proporcionar una medida exhaustiva de la carga impositiva a que está sometida una empresa. Difiere de la tasa de impuesto legal, que simplemente aporta el factor que se debe aplicar a la base impositiva. Al computar la tasa de impuesto total, el impuesto a pagar resultante se divide por el beneficio comercial.

Los beneficios comerciales son básicamente los beneficios netos antes del devengo de los impuestos. Difieren del tradicional concepto de beneficio antes de impuestos, que se refleja en los estados de cuenta. Al computar el beneficio antes de impuestos, muchos de los impuestos devengados por la empresa son deducibles. Por el contrario, al computar los beneficios comerciales, estos impuestos no son deducibles, por lo que los beneficios comerciales proporcionan una perspectiva clara del beneficio real de una empresa a lo largo del ejercicio fiscal antes de que se vea gravada por impuestos.

Los beneficios comerciales se definen como las ventas menos el costo de las mercaderías vendidas, menos los salarios brutos, menos los gastos administrativos, menos otros gastos, menos las provisiones, más las ganancias de capital (de la venta de propiedades), menos los gastos asociados a intereses, más los ingresos de intereses y menos la depreciación comercial. Para computar la depreciación comercial, se aplica un método lineal de depreciación con las siguientes tasas: 0% para el terreno, 5% para el edificio, 10% para la maquinaria, 33% para las computadoras, 20% para los equipos de oficina, 20% para el camión y 10% para gastos de desarrollo de la empresa. Por tanto, los beneficios comerciales ascienden a 59,4 veces el ingreso per cápita.

La metodología para calcular la tasa de impuesto total es coherente a grandes rasgos con el marco de Contribución Total de Impuestos desarrollado por PwC y el cálculo de impuestos devengados que realizan dentro de este marco. No obstante, si bien PwC basa comúnmente sus cálculos en datos sobre las empresas más grandes de la economía, Doing Business se centra en el caso de estudio basándose en una empresa estándar de tamaño medio.

Esta metodología ha sido desarrollada en Djankov y otros (2009).