Resolución de la insolvencia

El informe Doing Business estudia el tiempo, el costo y los resultados de los procesos de insolvencia que afectan a las empresas de cada economía.  Adicionalmente, este año se introduce una nueva medida denominada “índice de fortaleza del marco regulatorio de insolvencia”, que evalúa la integridad del marco jurídico aplicable a los procedimientos de liquidación y reorganización judiciales.  Los datos para los indicadores de resolución de insolvencia se derivan de encuestas respondidas por abogados expertos en insolvencia en cada economía, que han sido contrastadas con un estudio de las leyes y regulaciones así como con información pública sobre sistemas de insolvencia. La clasificación de las economías en facilidad de resolución de la insolvencia se determina por la puntuación de distancia a la frontera en resolución de insolvencia. Estos resultados constituyen el promedio simple de la puntuación de distancia a la frontera para la tasa de recuperación de insolvencia y el índice de fortaleza del marco regulatorio.

Recuperación de la Deuda en Insolvencia

Para poder comparar los datos de tiempo, costo y resultado de los procesos de insolvencia, entre las diferentes economías, se usan varias suposiciones en lo que se refiere a la empresa y al caso.

Suposiciones acerca de la empresa

La empresa:

  • Es una sociedad de responsabilidad limitada.
  • Opera en la mayor ciudad comercial de la economía. Para 11 economías también se recolectaron datos para la segunda mayor ciudad de negocios.
  • Es 100% de propiedad nacional, y el fundador, que es también  director ejecutivo de la junta directiva, es titular del 51% de las acciones (ningún otro accionista posee más del 5% de las acciones).
  • Tiene bienes inmuebles en el centro de la ciudad, donde maneja un hotel, que es su activo principal. El hotel tiene un valor de 100 veces el ingreso anual per cápita o USD$ 200.000 (el importe que resulte superior).
  • Tiene un director general profesional.
  • Tiene 201 empleados y 50 proveedores, a cada uno de los cuales se le debe dinero por la última entrega.
  • Tiene un contrato de préstamo por diez años con un banco local, garantizado con una hipoteca sobre la propiedad del hotel. La existencia de una garantía universal sobre la empresa se asume en aquellas economías donde son posibles dichas garantías. Si la ley no permite una garantía de validez universal pero los contratos usan comúnmente algún otro tipo de disposición a tal efecto, dicha disposición se incluye en el contrato del préstamo.
  • Hasta ahora ha cumplido con los pagos y todas las condiciones restantes del préstamo.
  • Tiene un valor de mercado, operando como un negocio en marcha, de 100 veces el ingreso per cápita o US$200.000, cualquiera que sea mayor. El valor de mercado de los activos de la compañía es de 70% del valor de mercado si estos son vendidos por partes.

Suposiciones acerca del caso

La empresa está experimentando problemas de liquidez. Las pérdidas de la compañía en 2013 llevaron su valor neto a una cifra negativa. A fecha de 1 de enero de 2014, no hay dinero para pagar el interés bancario ni el monto principal en su totalidad, en el plazo establecido –que es el día siguiente, 2 de enero. Por ende, la empresa incurre en mora en su préstamo. La gerencia cree que también habrá pérdidas en 2014 y 2015. Sin embargo, en 2014 se espera un flujo de caja para cubrir todos los gastos de funcionamiento, incluidos los pagos a proveedores, salarios, costos de mantenimiento e impuestos, pero no para el pago a capital o intereses sobre el préstamo con el banco.

El importe debido por el contrato de préstamo equivale exactamente al valor de mercado del negocio hotelero y representa el 74% de la deuda total de la empresa. El 26% restante de la deuda corresponde a acreedores no garantizados (proveedores, empleados y organismos tributarios).

La empresa tiene demasiados acreedores para negociar una solución extrajudicial. Las opciones disponibles son las siguientes: un proceso judicial destinado a una rehabilitación o reorganización de la empresa que permita la continuidad de su actividad; un proceso judicial de liquidación o disolución de la empresa, o bien un proceso judicial de ejecución de la deuda (hipoteca o medidas de administración – “receivership”).

Suposiciones acerca de las partes

El banco quiere recuperar todo lo que sea posible de su préstamo, con rapidez y con el menor costo posible. Los acreedores no garantizados harán todo lo que esté permitido por la ley aplicable para evitar una venta por partes de los activos de la empresa. El accionista mayoritario quiere que la empresa siga operativa y bajo su control. La gerencia quiere mantener la empresa en funcionamiento y conservar los puestos de trabajo. Todas las partes son entidades o ciudadanos locales; no intervienen partes extranjeras.

Recuperación de la deuda en insolvencia

Tiempo

El tiempo necesario para que los acreedores recuperen su deuda se registra en años calendario. El período de tiempo que mide Doing Business abarca desde el impago de la empresa hasta el pago de parte o de la totalidad del importe debido al banco. Se consideran las demoras surgidas por las tácticas legales dilatorias empleadas por las partes, como la interposición de apelaciones o solicitudes de aplazamiento.

Costo

El costo de los procesos se registra como un porcentaje del valor de los bienes del deudor. Se calcula sobre la base de las encuestas realizadas e incluye las costas de los tribunales y las tasas gubernamentales, los honorarios de los administradores, subastadores, asesores y abogados, así como cualquier otra tarifa o costo.

Resultado

Lo que recuperen los acreedores dependerá de si el negocio hotelero se vende como empresa en funcionamiento o de si los activos de la empresa se venden por partes. Si la empresa se mantiene operativa, 100% del hotel se preserva. Si los activos de la empresa se venden por partes, el importe máximo que se puede recuperar es el 70% del valor del hotel.  .

Tasa de recuperación

La tasa de recuperación se registra como los centavos por dólar recuperados por los acreedores garantizados a través de procesos de reorganización, liquidación o ejecución (hipotecaria o medidas de administración) de la deuda. El cálculo toma en consideración el resultado: si la empresa se vende como empresa en funcionamiento o si los activos de la empresa se venden por partes. Posteriormente se deducen los costos del proceso (un centavo por cada punto porcentual del valor de los bienes del deudor). Finalmente, se considera el lucro cesante debido al tiempo que el dinero permanece inmóvil en los procesos de insolvencia, incluyendo la pérdida de valor debido a la depreciación del mobiliario del hotel. De acuerdo con la práctica internacional contable, la tasa de depreciación para muebles se considera que es del 20%. Se supone que el valor del mobiliario es un cuarto del valor total de los activos. La tasa de recuperación es el valor presente de los fondos restantes, sobre la base de las tasas de préstamo establecidas a finales del ejercicio 2013 por el informe International Financial Statistics del Fondo Monetario Internacional, complementadas con datos de los bancos centrales y de Economist Intelligence Unit.

Si una economía ha tenido cero casos al año en los últimos 5 años relativos a procesos judiciales de reorganización, liquidación o ejecución (hipotecaria o medidas de administración) de deuda, la economía se clasifica en la categoría “no hay práctica” en los indicadores de tiempo, costo y resultado. Esto supone que es poco probable que los acreedores recuperen su dinero mediante un proceso judicial. La tasa de recuperación de las economías con un “no hay práctica” es cero. Adicionalmente, una economía clasificada en “no hay práctica” recibe un puntaje de 0 en el índice de fortaleza del marco regulatorio de insolvencia, aun cuando el marco legal incluya provisiones relacionadas con procedimientos de insolvencia (liquidación o reorganización),

Fortaleza del marco regulatorio de insolvencia

El índice de fortaleza del marco regulatorio de insolvencia se fundamenta en otros 4 índices: índice de apertura de los procesos de insolvencia, índice de administración de los bienes del deudor, índice de procesos de reorganización e índice de participación de los acreedores.

Índice de apertura de los procesos de insolvencia

El índice de apertura de los procesos de insolvencia tiene 3 componentes:

  • Si los deudores pueden iniciar los procesos de liquidación y reorganización. Se otorga un puntaje de 1 si los deudores pueden iniciar los dos tipos de proceso; 0.5 punto si pueden iniciar uno de los dos procesos (bien sea liquidación o reorganización); 0 si no pueden iniciar proceso de insolvencia.
  • Si los acreedores pueden iniciar los procesos de liquidación y reorganización. Se otorga un puntaje de 1 si los acreedores pueden iniciar los dos tipos de proceso; 0.5  punto si pueden iniciar uno de los dos procesos (bien sea liquidación o reorganización); 0 si no pueden iniciar proceso de insolvencia.
  • Cuál es el criterio general utilizado para la apertura de los procesos de insolvencia. Se otorga un puntaje de 1 si se utiliza la prueba de liquidez (el deudor es incapaz de atender el pago de sus obligaciones al ritmo que éstas van venciendo); se otorga 0.5  punto si se usa la prueba de balance (el valor del pasivo en el balance de situación del deudor es superior al valor del activo); se otorga 1 punto si ambos, la prueba de liquidez y la prueba de balance se encuentran disponibles, pero únicamente una de las dos es observada; se otorga 0.5  punto, si las dos pruebas han de ser observadas, y 0 si se usa otro tipo de prueba.

El índice varía de 0 a 3, con valores más altos indicando un mayor acceso a los procesos de insolvencia. En Bulgaria, por ejemplo, los deudores pueden iniciar tanto un proceso de liquidación como uno de reorganización (puntuación de 1), al igual que los acreedores (puntuación de 1). El estándar para iniciar un proceso de insolvencia es que el deudor no puede pagar sus obligaciones al ritmo que éstas se van venciendo (puntuación de 1). El otorgamiento de estos puntajes da a Bulgaria una puntuación de 3 en el índice de apertura de los procesos insolvencia.

Índice de administración de los bienes del deudor

El índice de administración de los bienes del deudor tiene 6 componentes:

  • Si el deudor (o el representante de la insolvencia en nombre del deudor) puede continuar ejecutando contratos esenciales para la supervivencia del deudor. Se otorga un puntaje de 1 si la respuesta es sí; 0 si la continuación de contratos no es posible o si la ley no contiene provisiones en la materia.
  • Si el deudor (o el representante de la insolvencia en nombre del deudor) puede rechazar aquellos contratos que sean excesivamente onerosos. Se otorga un puntaje de 1 si la respuesta es sí; 0 si el rechazo de los contratos no es posible.
  • Si las operaciones realizadas con anterioridad a la apertura del proceso de insolvencia, que otorguen preferencia a uno o varios acreedores, pueden ser declaradas nulas con posterioridad a la apertura del proceso de insolvencia. Se otorga un puntaje de 1 si la respuesta es sí; 0 si la nulidad no es posible.
  • Si las operaciones infravaloradas, realizadas con anterioridad a la apertura del proceso de insolvencia, pueden ser declaradas nulas con posterioridad a la apertura del proceso de insolvencia. Se otorga un puntaje de 1 si la respuesta es sí; 0 si la nulidad no es posible.
  • Si el régimen de insolvencia dispone de provisiones específicas que permitan al deudor (o el representante de la insolvencia en nombre del deudor), tras la apertura del proceso de insolvencia, obtener financiamiento durante el proceso. Se otorga un puntaje de 1 si la respuesta es sí, 0 si la obtención del financiamiento con posterioridad a la apertura del proceso de insolvencia no es posible, o si la legislación no contempla una disposición específica en la materia.
  • Si el marco regulatorio otorga prioridad alguna al nuevo crédito o la financiación obtenida tras la apertura del proceso, sobre los acreedores ordinarios no garantizados en la distribución del activo. Se otorga un puntaje de 1 si la respuesta es sí; 0.5 punto si se otorga el financiamiento tras la apertura del proceso de insolvencia con prioridad sobre todos los acreedores, garantizados o no garantizados; 0 si no se otorga prioridad en el financiamiento tras la apertura del proceso de insolvencia. 

El índice varía entre 0 y 6, con valores más altos indicando un tratamiento más ventajoso a los activos del deudor desde la perspectiva de la compañía. En Ruanda, por ejemplo, durante los procesos de insolvencia, los deudores pueden continuar ejecutando contratos esenciales (puntuación de 1) y rechazar aquellos que sean excesivamente onerosos (puntuación de 1). Sin embargo, la regulación de insolvencia no contiene provisiones relativas a operaciones de preferencia (puntuación de 0) o aquellas infravaloradas (puntuación de 0). El financiamiento tras la apertura de los procesos de insolvencia es posible bajo la legislación de insolvencia de Ruanda (puntaje de 1) y se otorga prioridad únicamente sobre acreedores ordinarios no garantizados (puntuación de 1). El otorgamiento de estos puntos da a Ruanda un puntaje de 4 en el índice de administración de los bienes del deudor.

Índice de proceso de reorganización

El índice de proceso de reorganización tiene 3 componentes:

  • Si el plan de reorganización se vota solo por aquellos acreedores cuyos derechos se modifican o se ven afectados por el plan o convenio. Se otorga un puntaje de 1 si la respuesta es sí; 0.5  si todos los acreedores votan el plan, sin perjuicio de un impacto en sus intereses; 0 si los acreedores no votan el plan de reorganización o si el proceso de reorganización no está disponible en la legislación.
  • Si los acreedores con derecho a votar el plan de reorganización están divididos en categorías o clases, cada categoría o clase vota separadamente y los acreedores dentro de cada categoría o clase reciben el mismo tratamiento bajo el plan de reorganización. Se otorga un puntaje de 1 si el procedimiento de votación cumple con las 3  características; 0 si el procedimiento de votación no cuenta con las 3 características mencionadas o si el proceso de reorganización no está disponible en la legislación.
  • Si el marco regulatorio de insolvencia requiere que  los acreedores que se hubiesen opuesto al plan reciban, con arreglo a este, un valor que sea al menos equivalente al que habrían recibido en un proceso de liquidación. Se otorga un puntaje de 1 si la respuesta es sí; 0 si no existen provisiones o el proceso de reorganización no está disponible en la legislación.

El índice varía entre 0 a 3, con valores más altos indicando un mayor cumplimiento con las prácticas internacionalmente aceptadas. Nicaragua, por ejemplo, no cuenta con un proceso de reorganización judicial, y por ende recibe un puntaje de 0 en el índice de proceso de reorganización. En Estonia, otro ejemplo, solo se permite votar a los acreedores cuyos derechos se ven afectados por el plan de reorganización (puntaje de 1). El plan de reorganización divide a los acreedores en clases, cada clase vota separadamente y los acreedores dentro de la misma clase reciben igual tratamiento (puntaje de 1). Sin embargo, no existen disposiciones que establezcan que los acreedores que se hubiesen opuesto al plan reciban, con arreglo a este, un valor que sea al menos equivalente al que habrían recibido en un proceso de liquidación (puntaje 0), El otorgamiento de estos puntos da a Estonia un puntaje de 2 en el índice de proceso de reorganización.

Índice de participación de acreedores

El índice de participación de acreedores tiene 4 componentes:

  • Si se requiere contar con la participación de los acreedores en la selección del representante de insolvencia. Se otorga un puntaje de 1 si la respuesta es sí; 0 si la respuesta es no.
  • Si se requiere contar con la aprobación de los acreedores para la venta de los principales activos del deudor en el curso de los procesos de insolvencia. Se otorga un puntaje de 1 si la respuesta es sí; 0 si la respuesta es no.
  • Si un acreedor individualmente considerado tiene el derecho de acceder a la información sobre los procesos de insolvencia, bien sea solicitándola al representante de la insolvencia o mediante la revisión de los registros oficiales.  Se otorga un puntaje de 1 si la respuesta es sí; 0 si la respuesta es no.
  • Si un acreedor individualmente considerado puede objetar la decisión de la corte o del representante de la insolvencia, mediante la cual se aceptan o rechazan las reclamaciones contra el deudor, por parte del acreedor mismo o de los demás acreedores.  Se otorga un puntaje de 1 si la respuesta es sí; 0 si la respuesta es no.

El índice varía entre 0 a 4, con valores más altos indicando mayor participación de los acreedores. En Islandia, por ejemplo, el tribunal judicial nombra al representante de la insolvencia, sin la aprobación de los acreedores (puntaje de 0). El representante de la insolvencia decide unilateralmente sobre la venta de los principales activos del deudor (puntaje de 0). Cualquier acreedor puede revisar los registros efectuados por el representante de la insolvencia (puntaje de 1). Se permite a cualquier acreedor objetar la decisión del representante de insolvencia de aprobar todas las reclamaciones, si la decisión afecta los derechos del acreedor (puntaje de 1). El otorgamiento de estos puntos da a Islandia un puntaje de 2 en el índice de participación de los acreedores.

Índice de fortaleza del marco regulatorio de insolvencia

El índice de fortaleza del marco regulatorio de insolvencia es la suma de las puntuaciones del índice de los procesos de insolvencia, índice de administración de los bienes del deudor, índice de proceso de reorganización e índice de participación de acreedores. El índice varía entre 0 y 16, en donde los valores más altos indican una legislación de insolvencia mejor diseñada para recuperar empresas viables y liquidar empresas inviables.

Esta metodología se ha desarrollado en Djankov y otros (2008) y es adoptada aquí con algunos cambios. Las mejores prácticas que se evalúan en el índice de fortaleza del marco regulatorio de insolvencia se desarrollaron sobre la base de los Principios del Banco Mundial para Sistemas Efectivos de Insolvencia y regímenes de Acreedor/Deudor, y la Guía Legislativa de la La Comisión de las Naciones Unidas para el derecho mercantil internacional (CNUDMI) sobre el Régimen de la Insolvencia.